¿Quiénes somos?

 Para poder contestaros esta pregunta tendríamos que viajar muchos años atrás…

Mi madre, Pili - la mayor culpable de toda esta historia - y sus dos socias fundaron, en 1981, una pequeña tienda llamada Crios.

A mí me encantaba bajar a ayudar y jugar en la trastienda. Aquel espacio, que me parecía inmenso entonces, era el mejor sitio del mundo para jugar a ser mayor.

Fueron pasando los años y el negocio se consolidó, pasando así esas tres socias valientes a abrir una nueva tienda, esta vez con el nombre de Rango.

Aquellas tiendas siguieron creciendo hasta que llegó la edad de jubilación de una de ellas, Celia, que junto a mi madre me animaron a seguir labrando su camino. Gracias al apoyo incondicional de mi marido estamos continuando su aventura. Ahora, la nuestra.

También agradezco a las personas que no se ven pero que son mi mano derecha: a Ricardo y Ainhoa, que me ayudan a diario y siempre están ahí, y a Valle, que me apoyó desde el principio y quiso acompañarme para cumplir este sueño, este maravilloso proyecto, un nuevo hogar para Crios & Rango.

Silvia MagroCEO